domingo, 30 de septiembre de 2007

25 DE SETIEMBRE: CONFERENCIA DE JOVENES REVISIONISTAS EN RECUERDO DE JOSE IGNACIO RUCCI



El pasado día martes 25 de Setiembre de 2007 se llevó a cabo en la Sala de Conferencias del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas, una conferencia donde exponían el Sr. Aníbal Torreta -de la Juventud Sindical "Municipales de Capital" (SUTECBA)- y el Prof. Jorge Oscar Sulé, la cual fue organizada por Jóvenes Revisionistas en el marco del Ciclo de Conferencias "Los Grandes Pensadores Nacionales".

La disertación se inició con una palabras del historiador Francisco José "pancho" Pestanha, seguido de una espontánea y visceral entonación de la "Marcha Peronista", algo que llenó de entusiasmo y emoción a más de uno en la concurrida sala. Además del retrato del Restaurador de las Leyes, un oyente llevaba consigo un enorme mural con el rostro de Juan Domingo Perón y al pie de dicha imagen una definición de sus mejores épocas. Al hacerse visible dicho mural, el historiador Pestanha sugirió de que no debe sentirse vergüenza al rescatar, una vez más, la figura de Perón, con lo cual dicho cuadro fue puesto junto a la mesa central donde se estaba empezando a llevar a cabo la conferencia.

La Sala de Conferencias, señalábamos, estaba concurrida por demás, y muchas personas permanecieron paradas hasta el final de la plática. Un conteo muy somero estimó entre 120 y 150 los espectadores, prevaleciendo gente trabajadora de los sindicatos peronistas.






Tras unas palabras de Federico Addisi, presidente de Jóvenes Revisionistas, quien se mostró emocionado por el fervor que suscitó la marcha compuesta por Hugo del Carril, seguidamente empezó a hablar el señor Aníbal Torreta.

En su alocución, Torreta hizo un recorrido del papel que jugó el trabajador, obrero y/o proletariado en la historia universal para luego ir desembocando en la historia del Movimiento Obrero Argentino, cuya culminación estuvo reservada para José Ignacio Rucci, paradigma del honesto sindicalista argentino que los enemigos de la argentinidad tuvieron que asesinar, por ser fiel a un ideal de Patria y de pueblo, justamente un día 25 de Setiembre.

Posicionado desde su condición de obrero, Aníbal Torreta dio a entender el papel doloroso y pobre que siempre le tocó jugar al trabajador en todos los tiempos y épocas, ennobleciendo su esfuerzo para el crecimiento de civilizaciones y culturas, y por las abnegaciones que su tarea siempre conllevó y conlleva. Más tarde, vino el tema de la Revolución Rusa de Octubre de 1917 y la transfiguración que sufrió el movimiento obrero a partir de las miserables concepciones que desde entonces se han infiltrado en las organizaciones trabajadoras, las cuales manipularon a los proletariados a sacrificarse para que unos pocos disfruten del festín sangriento que significaba la 'lucha de clases' marxista. Torreta indicó, asimismo, que esos nuevos ideales internacionalistas lo único que lograron fue crearle más miserias al movimiento obrero, contradiciéndose groseramente el ideal comunista de "mejorías para la clase obrera".

En cuanto al sistema liberal-capitalista predominante, Aníbal Torreta señaló que en él, el movimiento obrero mundial vio muy afectada su dignidad y su desarrollo, lo mismo que el natural desapego fomentado entre el trabajador y su Patria, pues ahora estaba en auge la globalización, que en nada se asemeja a la mundialización predicada en su momento por el propio Juan Domingo Perón. En la 'mundialización', destacó el sindicalista, todos los países resguardan sus idiosincrasias, y por ende lo mismo para los trabajadores nacidos en aquellos.


MOVIMIENTO OBRERO ARGENTINO


Aníbal Torreta se refirió a la época en que gobernó Juan Manuel de Rosas como de defensa del trabajador, a quien se le otorgó derechos pese a que aún no existía una real conciencia sobre esa clase social en el país y el mundo. No obstante, el federalismo fue el primer sistema en tener en cuenta la importancia capital del obrero, del hombre que con sus manos construía una nación próspera, con gran sentimiento nacional.

En tal sentido, Torreta precisó que la Ley de Aduanas de 1835 benefició, principalmente, a los trabajadores manufactureros y, por ende, a las economías provinciales de la Confederación Argentina, como una muestra cabal de la trascendencia que el Restaurador de las Leyes le profirió al argentino laborioso.

La caída de Rosas, siguió diciendo Aníbal Torreta, fue un golpe que hasta algunas medidas impartidas por Hipólito Yrigoyen y, más tarde, por la política laboral de Juan Domingo Perón, no había podido ser reparada en su verdadera dimensión.

Ya a finales del siglo XIX y principios del XX, lo que imperó en los sindicatos fueron las ideas anarquistas y socialistas, a las que no les restó importancia dado que algunas medidas de entonces fueron tomadas -con un profundo espíritu nacional, claro- por Perón desde 1946.


JOSE IGNACIO RUCCI, PARADIGMA DEL OBRERO SINDICALISTA ARGENTINO






La conferencia derivó en la reivindicación del ex secretario general de la CGT, José Ignacio Rucci, a quien se lo figuró como un franco opositor a la sinarquía internacional, término que el Teniente General Perón adjudicó a la coalición de fuerzas tales como el sionismo, la masonería, el capitalismo y el comunismo. En similar tesitura se pronunció Torreta cuando el asesinato de Rucci, que fue víctima de "la CIA o de Montoneros" pero que, en definitiva, todo ese poder mundial celebró su desaparición repentina. "Si Perón iba a la derecha, a la izquierda o al centro, Rucci iba a la derecha, a la izquierda o al centro", dijo en cierto momento de la alocución, y que por ello su muerte le fue declarada públicamente meses antes del 25 de Setiembre de 1973.

Recordó, al mismo tiempo, que Rucci no tuvo riquezas materiales, que vivía en un austero cuarto que estaba ubicado en la terraza del edificio de la CGT, en la calle Azopardo, en Buenos Aires, y que su origen también estuvo signado por su humildad. En su natal provincia de Santa Fe, "Rucci fue domador de toros" y que apenas llegó a Buenos Aires, "fue lavacopas en un bar del barrio de Flores", hasta que se inció en el mundo fabril como obrero metalúrgico.

La audiencia tenía muchos jóvenes, y entre éstos varios trabajadores. A ellos se dirigió constantemente Aníbal Torreta cuando hablaba sobre la vida y la lucha de José Ignacio Rucci. En un momento alegó que Rucci dio su vida para que hoy los presentes -ancianos y jóvenes- tengan la dignidad de saberse obreros, de pelear por sus derechos, de ser respetados.


La conferencia-homenaje tuvo su desenlace con la presencia del Prof. Jorge Oscar Sulé, del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas, quien señaló a Rucci como de los mejores sindicalistas que tuvo el país a lo largo de toda su historia.



En el centro, el profesor Jorge Oscar Sulé, flanqueado por el señor Aníbal Torreta (izquierda) y por el señor Federico Addisi, presidente de Jóvenes Revisionistas (derecha).


1 comentario:

Mesa Politico Sindical Jose Ignacio Rucci dijo...

La Juventud de la mesa político sindical se enorgullece de poder invitarlo a el plenario general a realizarse el día lunes 06/10 del corriente año a las 19:00 Hs en la cede del sindicato de gastronomitos en la calle salta 1301 Constitución. Viendo el trabajo que usted realiza por el peronismo en su blog y por argentina, realzando los emblemas patrios como sus costumbres.

Sin mas saludo a usted.

Darko Ladich

por una patria grande !!

mesapolitsindrucci.blogspot.com