viernes, 21 de diciembre de 2007

19 DE DICIEMBRE: CIERRE DEL CICLO DE PENSADORES NACIONALES, HECHO POR JOVENES REVISIONISTAS



El miércoles 19 de Diciembre último a las 19 horas, tuvo lugar el cierre del ciclo de conferencias "Los Pensadores Nacionales" organizado por Jóvenes Revisionistas en las instalaciones del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas 'Juan Manuel de Rosas', ocasión que contó con numeroso público y en el que, además, se hizo entrega de diplomas a los distintos conferencistas que expusieron sus temas.

Luego de la conferencia dada por la Lic. Leticia Manauta cuyo título fue "Las Mujeres en la Historia Argentina", al cierre de la misma se procedió a la entrega de las distinciones. Algunas de las siguientes imágenes captadas en la ocasión, dan cuenta de ello:


Ernesto Ríos, diploma en mano, junto a Federico Addisi y Alberto Gelly Cantilo.


Personalidades como el Dr. Ernesto A. Ríos, Eduardo Rosa -hijo del gran pensador revisionista José María Rosa-, el Dr. Francisco J. Pestanha, el Prof. Jorge Oscar Sulé, etc., etc., recibieron la humilde y simbólica distinción de manos del presidente actual del Instituto Nacional 'Juan Manuel de Rosas', Dr. Alberto Gelly Cantilo y del presidente de Jóvenes Revisionistas, Sr. Federico Gastón Addisi. Más tarde, el profesor Sulé tomó la palabra, y allí vindicó el esfuerzo que durante todo el 2007 hizo Jóvenes Revisionistas en pos de sembrar, en la juventud extraviada por tanta propaganda foránea, los ideales de argentinidad, religión y cultura criolla. Asimismo, expresó que "ni los marxistas ni los liberales se acordaron de los caudillos" como sí lo ha hecho desde siempre el nacionalismo a través de la corriente historiográfica revisionista. El papel del Instituto Nacional Juan Manuel de Rosas, dijo, "tiene como misión crear criterios y formar a los jóvenes en lo nacional para que después salgan a la práctica política".


Dos distinguidos reconocimientos: a la izquierda de la imagen, Enrique Oliva, un histórico dirigente de la Resistencia Peronista de los años 50 y 60. A su lado, el Profesor Jorge Oscar Sulé.

Durante la jornada que significó el cierre del ciclo de conferencias hecho por Jóvenes Revisionistas, estuvieron presentes delegados de la Falange Española de las JONS (Juntas de Ofensiva Nacionalsindicalistas) - Delegación de Buenos Aires [ http://www.juntoafe.com.ar/ ], con quienes tuvimos la oportunidad de intercambiar opiniones y puntos de vista. Hace dos años que tienen dicha delegación en el país, con la sola y honorable finalidad de construir un afianzamiento irrenunciable entre la España católica, nacional y trabajadora con una Argentina que vuelva a sentir en su corazón la tradición hispánica que la ha fundado.



Federico Addisi acompañado de uno de los representantes de la FE de las JONS - Delegación Buenos Aires, quien muy gentilmente se acercó para estrechar vínculos de camaradería.

En ese intercambio entre agrupaciones hermanadas por el origen en común con la Madre Patria -hoy sumamente bastardeada por gobiernos liberales-socialistas cuando no masónicos-, es que los representantes de la FE de las JONS donaron algunos videos inéditos en formato de DVD, lo mismo que un libro explicativo de qué es el NacionalSindicalismo, actualizando sus fundamentos que fueron volcados a la teoría en los años 30.

Finalmente, y como postre para una tarde-noche cordial y con amigos, más que con profesionales del campo nacional, se hizo presente el Vino de Honor. Esta imagen da cuenta de que no se escatimó en vino.




jueves, 13 de diciembre de 2007

13 DE DICIEMBRE: PASO A LA INMORTALIDAD DEL CORONEL FEDERAL MANUEL DORREGO


Manuel Dorrego encomendando su alma a Dios, momentos antes de su ejecución llevada a cabo en la localidad de Navarro, provincia de Buenos Aires, el 13 de Diciembre de 1828.


A mediados de 1828 las Provincias Unidas del Río de la Plata le habían propinado una soberana derrota al Imperio del Brasil, que a partir de entonces se confundió en un estado de anarquía y desorden como nunca antes se había visto. Todo indicaba que, observando tal estado de desmadre, las tropas criollas podrían fácilmente tomar posesión de los territorios del sur del Brasil y, como lo había concebido el Coronel Manuel Dorrego, llegar hasta la propia ciudad capital del Imperio brasileño. Pero, ¿por qué circunstancias llega Manuel Dorrego a la gobernación de Buenos Aires? Porque el masón unitario Bernardino Rivadavia fue presionado para que renuncie en 1827, a raíz de que teniendo todo a favor en la guerra contra el Brasil, aquél decide firmar un Tratado Preliminar de Paz con el Imperio en el cual se devolvía la Banda Oriental a los brasileños... Rivadavia se "basó" en los tiempos en que los portugueses invadieron la provincia oriental cuando el patriota José Artigas gobernaba dicho territorio. De esta manera la Junta de Representantes nombra el 12 de Agosto de 1827 a Dorrego como nuevo gobernador. Mientras tanto, la guerra continuaba con una clara ventaja para las fuerzas argentinas. La idea de Dorrego, pues, de atacar hasta su propia capital a las fuerzas luso-brasileñas enemigas no era para nada imposible. Pero ya para entonces comenzaron los finísimos oficios de la masonería inglesa, que enseguida vio en la figura de Manuel Dorrego un enemigo al que había que eliminar como sea. El primer paso que juzga necesario Dorrego hacer es la recuperación de la Banda Oriental, en donde pensaba tener 12.000 hombres armados para que expulsaran a los brasileños. Luego se iría por el resto. Pero las finanzas, tras tantos años de guerra, empezaban a flaquear. Un siniestro personaje, británico el mismo, Lord Ponsonby empieza a mover su diplomacia, de un lado y del otro. Ponsonby quería que Dorrego, en primer lugar, firme la paz con el emperador Pedro I de Brasil. Un informe de Lord Ponsonby decía lo siguiente: "Es necesario que yo (Ponsonby) proceda sin demora y obligue a Dorrego, a despecho de sí mismo, a obrar en abierta contradicción con sus compromisos secretos con los conspiradores y que consienta en hacer la paz con el emperador...". Las "conspiraciones" de las que Lord Ponsonby endilga a Dorrego eran aquellas inspiradas en la creencia de que el patriota federal buscaba una ganancia ilícita al negarse a hacer la paz con el Imperio del Brasil. Nada más errado.

Los trabajos infames de la masonería inglesa persistieron al ver que Dorrego era insobornable. En los comienzos de 1828 escribe Lord Ponsonby al primer ministro británico Lord Dudley: "Mi propósito es conseguir los medios de impugnar a Dorrego si llega a la temeridad de insistir sobre la continuación de la guerra", y a manera de presagio funesto, agrega: "Me parece que Dorrego será desposeído de su puesto y poder muy pronto; el partido opuesto a él (los unitarios salvajes) espera noticias de Córdoba para proceder"...

Entonces Lord Ponsonby deseaba la declaración de la "independencia" de la Banda Oriental como estado-nación, o como "estado tapón" que, bajo los auspicios ingleses, les permitiera cierto control sobre el Río de la Plata. En cambio, a estas alturas, Manuel Dorrego se ve amenazado por la propia Junta de Representantes –eminentemente logista y relacionada a las finanzas británicas- que le niega recursos salvo para pagos mensuales de pequeñas sumas, y entonces prefiere dejar a los orientales a que decidan libremente sobre su futuro, que sean los propios habitantes de la Banda Oriental quienes decidan sobre el porvenir de su tierra. Pedro I, presionado por la mala situación financiera del Brasil y alertado por una revuelta interna que iba a tener lugar dentro del Imperio, lo cual hacía peligrar su poder, acepta por pedido de Lord Ponsonby la independencia de 'Cisplatina' -nombre con el que se conoció primeramente al actual territorio del Uruguay en su proceso de independencia-.

En agosto de 1828 la masonería británica se sale con la suya: se firma una Convención preliminar que establece:


1) La renuncia de Brasil y la Argentina a la "provincia de Montevideo llamada hoy Cisplatina" que se constituirá en Estado libre e independiente.

2) Ambas naciones se obligan a defender la independencia e integridad del nuevo Estado.

3) Un congreso oriental redactaría su constitución, que sería examinada por comisarios de la Argentina y Brasil “con el único fin de ver si en ella se contiene algún artículo que se oponga a la seguridad de sus respectivos Estados”.

4) Las tropas argentinas y brasileñas evacuarían el territorio oriental dentro de los dos meses.

5) Canjeado el Convenio Preliminar, se nombrarían plenipotenciarios para el tratado definitivo: “Si lo que no es de esperarse las altas partes contratantes no llegasen a ajustarse, no podrán reanudar las hostilidades sin previa notificación hecha recíprocamente seis meses antes con conocimiento de la potencia mediadora (Inglaterra)”.

6) Por un artículo adicional Argentina y Brasil se reservaban por quince años la navegación del Río de la Plata y sus afluentes.
-------------------------------------------------------------------------------------------

Este panorama obliga a Manuel Dorrego a firmar dicha Convención ya que Gran Bretaña lo amenazaba seriamente. Así fue como urdidos por la diplomacia masónica inglesa, los unitarios vieron en Dorrego a un “traidor”, y decidieron –General Juan Galo Lavalle mediante- destituirlo de la gobernación de Buenos Aires en lo que bien hay que decir que fue: un Golpe de Estado. Y luego se lo mandaría a fusilar, el 13 de Diciembre de 1828.

Explica José María Rosa sobre aspectos de la conspiración tramada contra el Coronel federal Manuel Dorrego luego de la “independencia” de la Banda Oriental: “El plan del representante británico (Lord Ponsonby) era alentar la libertad de prensa para enconar las pasiones. Insinuarle a los agiotistas que Roxas y Patrón [ministro de Finanzas dorreguista] acabaría con los negocios, a los militares que Dorrego era culpable de la humillación argentina, a la “gente decente” que los “chacuacos y compadritos” la habían suplantado. Y enconar a los federales reputados como “decentes” contra el gobernador de los orilleros: en Córdoba estaba el desplazado y despechado Bustos que rumiaba su ambición, aquí el joven Juan Manuel de Rosas que amontonaba peligrosos prestigios en su comandancia de campaña. Ambos podían servirle de instrumento para demoler a Dorrego”. Hasta se ha dicho que los propios unitarios alentaban a los caudillos Juan Bautista Bustos y Juan Manuel de Rosas para que derroquen a Manuel Dorrego, con el apoyo de los hermanos Anchorena, y al respecto hay un ejemplo claro que desarma estas falsas hipótesis: Juan Manuel de Rosas ungido por el entonces gobernador Manuel Dorrego como Comandante General de las Milicias de campaña de Buenos Aires, al advertir la jugada en que se habían metido sus parientes los Anchorena, renunció a la comandancia en 1º de Abril de 1828, por lo que pocos días después fue ratificado para que se quede en su cargo por el propio Manuel Dorrego. Y hasta el propio Juan Manuel de Rosas le escribe al gobernador Dorrego: “El ejército nacional llega desmoralizado por esa logia que desde mucho tiempo nos tiene vendidos; logia que en distintas épocas ha avasallado a Buenos Aires, que ha tratado de estancar con su pequeño círculo a la opinión de los pueblos; logia ominosa y funesta contra la cual está alarmada la nación”. Pero como ocurrirá con las advertencias que Rosas le diera años más tarde a Juan Facundo Quiroga, Dorrego no le prestó mucha importancia a esa misiva…

Ya a finales de 1828 los unitarios querían derrocar al gobernador de Córdoba, General Juan Bautista Bustos, un leal de la causa federal. En abril de 1829, el unitario José María Paz se hará con la gobernación cordobesa, ocupando –como su par Lavalle en Buenos Aires- una provincia central e importantísima como Córdoba. Todos los logistas se preparaban para revolucionar el país, con la ayuda británica que influenciaba todo desde la portuaria Buenos Aires.

Por último, el Banco Central en Buenos Aires que antaño se negaba a pagarles los sueldos a los funcionarios de Dorrego lo mismo que a las tropas argentinas que guerrearon contra el Brasil, ahora con Lavalle se ponía al día adelantando todos los sueldos atrasados.



1º de Diciembre de 1828: el delincuente subversivo y masón Juan Lavalle se apresta a tomar el Fuerte de Buenos Aires, destituyendo al legítimo gobierno federal y patriota del Coronel Manuel Dorrego.

sábado, 1 de diciembre de 2007

ARCHIVO: REPORTAJE AL EX CORONEL MOHAMED ALI SEINELDIN DEL AÑO 2000, ANTE UN NUEVO 3 DE DICIEMBRE


Es una tarde cualquiera del siglo XXI. Retumban los pasos cuando alguien camina en los regimientos del Ejército del país, desolados, inanimados. Los patios yacen vacíos, sin soldados ni oficiales a la vista, y los pasillos encuentran ocasionales uniformados desesperados, burócratas, oficinistas, sin el orgullo de las charreteras ni de las medallas o consideraciones de otrora. Como dicen por allí "ya no hay más espíritu de cuerpo" como antes. Y es cierto, esto es fácil de comprobar. Los silencios, tan característicos en el mundillo militar, hoy abren grandes misterios...y grandes incertidumbres.

Desde aquél 3 de Diciembre de 1990 que no se supo qué fue del sector nacionalista del Ejército Argentino. Unos dicen que el mismo quedó desmembrado -tal vez- para siempre. Otros afirman que de tanto en tanto persisten elementos nacionales en la fuerza, aunque vigilados o enviados a destinos lejanos, en los confines de la Patria, cual traidores o "subversivos". De poco sirve, para el caso, saber que el actual jefe del Ejército Argentino, Tte. General Roberto Bendini, es rosista-peronista (dos fuentes de extrema confianza nos indicaron esto que aquí se corrobora), porque por encima está el enemigo de ayer...

Tampoco el supuesto "periodismo de investigación" quiso hacer una exhaustiva investigación sobre los sucesos de 1990. Señores, hemos tenido en estos años acceso a oficiales y suboficiales que estuvieron en las acciones del levantamiento 'carapintada'. Nos han hablado de francotiradores que Carlos Menem y Balza mandaron poner en lugares estratégicos, para que se desaten las balaceras, como por ejemplo, en el Regimiento de Infantería I 'Patricios'... Un suboficial, ya en proceso de retirarse, nos decía que está por hacer un libro contando con lujo de detalles lo acontecido en el levantamiento militar, que ahora no es conveniente publicarlo. Por supuesto, ese suboficial participó en uno de los feroces enfrentamientos, y vio como un hombre entre las sombras le descerrajaba un tiro en la cabeza a un oficial del Ejército. Todavía se acuerda del lugar exacto en el que la masa encefálica junto a los cabellos quedaron como 'pegados' en una pared...


UN REPORTAJE DEL PERIÓDICO "CRÓNICA" AL EX CORONEL SEINELDÍN CUANDO ESTABA DETENIDO EN LA PRISION DE CAMPO DE MAYO - Jueves 25 de Mayo de 2000



Por Alicia Barrios

En su lugar de detención, el Regimiento de Campo de Mayo, el ex coronel Mohamed Alí Seineldín brindó un reportaje exclusivo a Crónica, en el que no se calló absolutamente nada. Una nota imperdible a este ex combatiente de Malvinas en una fecha tan especial como la de hoy, que celebra un nuevo aniversario del primer gobierno patrio.

-P: ¿Cómo fue el 25 de mayo en la Guerra de Malvinas?

-R: Estaba previsto realizar las operaciones el 24 de mayo para festejar el 25 la segunda independencia de los ingleses, porque la primera fue de los españoles. A raíz del episodio de las islas Georgias se adelantaron los acontecimientos para el 2 de abril. Ese 25 para mí fue maravilloso. Un día que lo celebré en la trinchera defendiendo la Patria. Yo fui en la búsqueda de un patrimonio que tenía que recuperar, pero más que nada la independencia cultural de los anglosajones.

-P: En la memoria popular, después de Malvinas, hay quienes creen que los generales argentinos fueron machos con sus hermanos y cobardes con los enemigos.

-R: Muchos de nuestros generales fueron a cumplir una misión pero no entendieron para qué. Más de uno protestaba porque lo mandaban. Otros sentíamos alegría de tomar las islas. Unos venían porque cumplían una orden, otros no tenían idea, pero yo sabía para qué. Nosotros nos preparamos mentalmente, profesionalmente y espiritualmente para esa misión. Había generales que venían de hacer política. Hasta ese momento se repartían el país: 33 por ciento para la Marina, 33 para el Ejército y 33 para la Aeronáutica. No habían desarrollado una hipótesis de conflicto. Nosotros éramos hombres de comando y no estábamos de acuerdo con la intervención de los militares que interrumpieron la democracia. Nosotros llegamos con fe, con alegría y a los tiros para adelante.

-P: ¿Qué clase de soldado era el general Martín Balza?

-R: Un desconocido. Estos generales llegaron derrotados porque no estaban preparados para la guerra. Estos hombres fueron los que hicieron la represión. Balza es un gran traidor, que traicionó la Patria por su beneficio personal. Yo perdí mi vida, porque esa es la condición de un hombre que está preso. Pero él es un hombre que entregó el Ejército para su beneficio. Un hombre que mintió el 3 de diciembre sobre los verdaderos fines del pronunciamiento militar. El sabía que nosotros queríamos preservar la Defensa Nacional, pero utilizó francotiradores que dispararon contra las ambulancias y para activar la contienda. Mintió en el caso Carrasco, cuando desde el EMEGE se procuró enturbiar el episodio. Así benefició la reelección de Menem, eliminando el servicio militar obligatorio. Convalidó la explosión de Río Tercero para que el ex gobierno pudiera negociar la privatización de Fabricaciones Militares. Nada de esto es menos serio que los jóvenes del ejército, por obra y gracia del general Balza están oprimidos, con la carga moral de culpas de terceros, y están sometidos de por vida a cargar con la vergüenza de llevar el uniforme militar.

-P: ¿Para usted el Che Guevara fue un valiente?

-R: Fue un aventurero que nació en una familia oligárquica. Salió a recorrer Latinoamérica. Llegó a Cuba, se sintió cómodo y se quedó. No es una persona que tuviera una gran formación.

-P: ¿Y el subcomandante Marcos?

-R: Tiene motivaciones claras, pero sin querer está cumpliendo las estrategias anglosajonas. Todo lo que es el indigenismo es un arma más del imperialismo para la dominación de los países. Chiapas es un lugar donde existen enormes reservas petrolíferas que están rodeadas de indígenas. Por eso están los británicos. El comandante Marcos está impregnado de un catolicismo humanista de teología de la liberación y de intereses ingleses.

-P: ¿Las Fuerzas Armadas tienen que luchar contra el narcotráfico?

-R: Hay un nivel que tiene que hacerlo, que es el medio, el de las Fuerzas de Seguridad. El problema es que todo el que entra a luchar se corrompe, porque una bolsita sale 30 mil dólares. Nosotros no apoyamos que las Fuerzas Armadas luchen contra el narcotráfico. Cuando yo estaba en Panamá, el doctor Carlos Menem, me mandó a dos emisarios: Julián Licastro y el embajador Héctor Flores. Me necesitaba para recomponer el Ejército que estaba en estado de rebeldía. Me encontré con Menem, estaba César Arias, el mayor Pérez. Me dice: "Bueno paisano, necesito arreglar todas estas cosas de la institución". Me dio las soluciones y agregó: "Bueno, paisano, yo lo necesito al lado mío". Le expliqué que no podía quedarme con una de las partes desunidas del Ejército. El insistió: "Pero yo lo voy a necesitar". Le ofrecí que podíamos ocuparnos del narcoterrorismo. Conformamos un batallón de 200 comandos con la línea moral y ética nuestra. Después de esto nos sentamos en otra mesa: el coronel Baraldini, yo, César Arias, Gustavo Beliz, Raúl Granillo Ocampo, Gustavo Martínez Zuviría. Les expliqué que tenía un batallón de acción rápida para pelear contra el narcoterrorismo. Ahí nos dieron el visto bueno y nos pusimos a trabajar. Me llevaba del Ejército a los oficiales de los levantamientos para no incomodarlos en el Ejército en carácter de retirada. Después recibí la orden que no se hacía. Yo desconfiaba porque acá se libraba una batalla tremenda por el manejo de la droga. Había encontrado la manera de pelear en serio. Inmediatamente, sin decirnos nada, derogaron el proyecto. Que el narcotráfico lo manejaba el gobierno no quedaban dudas. Este batallón que lo teníamos diagramado tuvo una sorpresa, a sus oficiales empezaron a darlos de baja y los pusieron en disponibilidad.

-P: ¿No sueña con tener su propio 17 de octubre y que sea el pueblo quien lo libere como sucedió con el general Juan Domingo Perón?

-R: Para mí este es un reino de paso, no hecho raíces. A mí me van a venir a buscar de otro reino. No pienso participar en política. Tengo duros problemas personales, tengo que recomponer mi casa, el diálogo. Llevo diez años preso y mi situación económica, que también voy a tener que encaminar, es desastrosa.

-P: ¿Alguna vez le perdonó la vida al enemigo en la guerra?

-R: Qué pregunta difícil. Yo tengo que ser, siempre que combato, generoso con el enemigo cuando se rinde. Cuando los ingleses se rindieron en las islas los traté con generosidad, inclusive lo traté duramente porque nos dijo que le faltaba dinero y nos trató de ladrones. Mandé tres soldados a buscarlo y lo encontraron. De inmediato lo reté y él me pedía disculpas. Cuando volvimos fue generoso conmigo y hasta me ofreció un vehículo para llevarme diez kilómetros.

-P: ¿Las armas y la política van por distinto camino?

-R: No, las armas obedecen a la política. "Nosotros siempre podremos obtener fuerza de la razón", escribió Antonio, un amigo del subcomandante Marcos.

-P: ¿No cree que la represión de la década del 70 aniquiló a la juventud más idealista y valiosa de los últimos años?

-R: El imperialismo pagó a la juventud para que ataque y a los militares para que golpeen. Como no tenían experiencia dejaron el baño de sangre que aprovecharon los de afuera. Se perdieron de ambos lados, inútilmente, porque mordieron el anzuelo. Después siguieron rompiendo. El proceso: la pequeña y mediana empresa; Raúl Alfonsín: las Fuerzas Armadas, y Menem, los gremios. Se perdió mucha gente valiosa de uno y otro lado.

-P: ¿Cuánto hace que no canta "Aurora"?

-R: Diez años, pero acá cuando en las fechas patrias izamos la bandera cantamos "Aurora".


miércoles, 21 de noviembre de 2007

¿QUIENES DEFENDIERON LA SOBERANIA NACIONAL EN VUELTA DE OBLIGADO? ELLOS TAMBIEN SON HEROES DE LA PATRIA


Coronel Santiago Maurice

Natural de Francia. Cuando en febrero de 1841 el almirante Guillermo Brown recibió el encargo de Juan Manuel de Rosas de hacerse cargo de la escuadra que debía organizar para combatir contra las fuerzas navales de Rivera, mandadas por Coe, Santiago Maurice se presentó a aquel Almirante para formar parte de la misma. A fines de abril de aquel año relevó al comandante Nicolás Jorge que se enfermó en el mando de la goleta “Entrerriana”, armada con 8 cañones, cargo que desempeñó hasta el 26 de octubre, fecha en que debió desembarcarse por haberse resentido su salud a bordo de aquella embarcación con malas condiciones de habitabilidad. Pocos días después Brown recomienda al Gobierno que al “teniente graduado de capitán, Santiago Maurice, se le de la efectividad, por ser oficial que hará honor a su despacho”. En estas circunstancias, el 6 de noviembre de 1841 era embarcado en el buque insignia de Brown, en el nuevo bergantín “San Martín”; con el cual se participó en el combate del 9 de diciembre librado contra la escuadra de Coe, a unas 15 millas al S.E. de Montevideo, contribuyendo a la captura del bergantín “Cagancha”, totalmente desarbolado, en las proximidades del Banco Ortiz.

Al año siguiente Maurice se enfermó nuevamente, por lo que debió ser desembarcado, causa por la cual no participó en el combate de Costa Brava librado por Brown contra Garibaldi, el 15 de agosto de 1842. Reembarcado en el “San Martín” en noviembre del mismo año, pronto quedó a cargo del buque interinamente, por haberse desembarcado su comandante Guillermo Bathurst. En enero de 1843 pasó al pailebote “Recuerdo”, que varó en La Colonia, averiándose, culpando el capitán del mismo, S. Dorero, a Maurice de ser el responsable del accidente, circunstancia por la cual solicitó el pago de una indemnización.

A fines de octubre de 1843, Maurice releva al sargento mayor Bathurst en el comando de la barca “25 de Mayo”, después de haber actuado unos meses en el bloqueo de Montevideo, a bordo de la “Chacabuco”.

Con la “25 de Mayo”, Maurice llegó al Buceo el 13 de diciembre de 1843, después de haber recorrido la costa frente a Maldonado, para donde había partido el día 8 del mismo mes, junto con el “9 de Julio”, por orden de Guillermo Brown. A mediados de enero de 1844 Maurice por enfermedad, debió ser relevado por King. El 11 de marzo por orden de Juan Manuel de Rosas, releva a Bathurst en el mando del bergantín “Echagüe”, siendo remitido el primero preso a Buenos Aires, estando acusada la tripulación del buque que mandaba de haber sacado vestuarios y otros artículos de la barca francesa “Balguerie”, lo que motivó un reclamo del vicecónsul de esta nacionalidad en Maldonado, M. Calamet, y también por el conde de Lurde. Por esta causa, el “Echagüe” se había trasladado a Buenos Aires en el mes de febrero, efectuándose el relevo de Bathurst en esta ciudad: (Este último estaba acusado del referido saqueo por parte de la tripulación de su buque a la “Balguerie”, el 29 de diciembre de 1843, cuando el “Echagüe” fue a salvar la gente de aquella, encallada en el Banco Inglés; tal acusación no parece haber estado suficientemente fundamentada).

Mientras el “Echagüe” sufre largas reparaciones en el Tigre, a donde entrara el 26 de marzo de 1844, Maurice es designado “juez fiscal” en el sumario del desventurado Bathurst, el cual terminó pronto, pues en la noche del 18 de mayo del mismo año falleció el procesado. El fiscal Maurice ordenó la autopsia del cadáver.

Posteriormente, Maurice pasó a comandar el “9 de Julio”, con el cual llegó a la línea de bloqueo frente a Montevideo, el 8 de diciembre de 1844. Este buque, junto con el “San Martín”, el “Echagüe” y el “Maipú”, el 2 de agosto del año siguiente fueron tomados por los anglo-franceses, que izaron en los mismos la bandera de aquella nacionallidad, correspondiéndole la francesa al “9 de Julio”: tal fue el llamado “robo de la escuadra” de Rosas. Las tripulaciones regresaron a Buenos Aires.


SU PARTICIPACION EN LA BATALLA DE VUELTA DE OBLIGADO Y EN LAS DOS QUE TUVIERON LUGAR EN ANGOSTURA DEL QUEBRACHO, EN 1846


El capitán Maurice se incorporó entonces a las fuerzas del general Lucio Norberto Mansilla, que habían recibido órdenes de Juan Manuel de Rosas de interceptar el pasaje por el Paraná, a la escuadra anglo-francesa: en el Combate de la Vuelta de Obligado, el 20 de Noviembre de 1845, mandó dos piezas de artillería situadas en el flanco izquierdo de la línea federal, figurando entre los que merecieron conceptos elogiosos del general Mansilla en su parte al Restaurador.

Formando parte de las mismas fuerzas, participó en la acción del Quebracho el 16 de enero de 1846, y otros cañoneos de menor importancia en el curso del año 1846, cuando la escuadra anglo-francesa y los buques mercantes aliados regresaban de Corrientes. Como sargento mayor de infantería en comisión, participó en la segunda Batalla de la Angostura del Quebracho, el 4 de junio de 1846.

Fuente: http://es.metapedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Mar%C3%ADa_Cortina


-------------------------------------------------------------------------------------------







Coronel Álvaro José de Alzogaray


Afirmamos sin temor a equivocarnos que el Coronel Álvaro José de Alzogaray fue el único de su apellido que valió la pena para la Patria. Descendiente directo del fanático liberal y gorila Álvaro "chancho" Alsogaray, el fundador de la UCEDÉ. El 20 de Noviembre tenía bajo su comandancia la Batería "Restaurador" en la Batalla de Vuelta de Obligado. Defendió con heroismo su posición en el transcurso de la refriega.

No obstante su legajo lleno de gloria por haber dado lo mejor de sí en tiempos del Brigadier General Juan Manuel de Rosas, en su obra "La Masonería en la Argentina a través de sus Hombres", el masón grado 33 Alcibíades Lappas afirma en la página 103, Primera Edición: "(...) Al ocurrir su deceso, [Álvaro José de Alsogaray] era inspector general de la Armada. Iniciado el año 1862 en la Logia San Juan de la Fe, de Paraná. En 1867 se afilió a la L. Constante Unión Nº23 de Corrientes y a partir de 1870 perteneció a la Logia Regeneración Nº5 de Buenos Aires".


-------------------------------------------------------------------------------------------


Coronel José María Cortina

Este ejemplar militar argentino en sus inicios actuó a favor de las fuerzas portuarias de Buenos Aires, y confundido combatió contra los ejércitos federales del Padre del Federalismo Argentino, José Gervasio de Artigas, hacia 1815. El resto de su vida como militar es digna de reconocimiento.

Héroe de la Guerra contra el Brasil, actuó en misión secreta en territorio brasileño, en 1825. De regreso a Buenos Aires, 1826 lo sorprende como sargento mayor en el Regimiento Nº1 de Caballería. Participó en la Batalla de Ituzaingó el 20 de febrero de 1827 contra el Imperio del Brasil. En esta memorable acción, muere en combate el Coronel Brandsen que era el jefe del regimiento de José María Cortina.

Héroe de la Campaña al Desierto de 1833, pues participó junto a Juan Manuel de Rosas y Juan Facundo Quiroga, entre otros, en la misma. Lo hizo con el grado de Coronel, pues fue promovido como tal el 21 de enero de 1833, y en dicha campaña actúa como Comandante del Regimiento Nº5 de Milicianos de Caballería "Colorados del Monte", el legendario cuerpo creado en 1820 por el Restaurador de las Leyes.

Héroe de la Batalla de Vuelta de Obligado, el Coronel Cortina mandaba 2 escuadrones de 220 plazas, los que estaban a las órdenes del ayudante mayor Julián del Río y del teniente Facundo Quiroga, éste último uno de los 2 hijos del Tigre de los Llanos, Brigadier General Juan Facundo Quiroga, ni más ni menos. Las fuerzas de este Héroe anónimo para la historiografía liberal-marxista estaban a retaguardia de la Batería "Restaurador". El Coronel Cortina también estuvo presente en ambas acciones que tuvieron lugar en Angostura del Quebracho en enero y en junio de 1846, dentro de ese acontecimiento al que llamamos Guerra del Paraná.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Nota de redacción: Estos son apenas algunos de los Próceres Olvidados de la Patria y que lucharon contra el invasor anglofrancés aquella jornada que con el tiempo, y durante la tercera presidencia del Teniente General Perón, mereció ser recordado como el Día de la Soberanía Nacional.

Justamente por haber combatido por la Confederación Argentina en tiempos del Brigadier General Juan Manuel de Rosas es que ningún lugar físico preponderante lo recuerda. No hay lugar público que registre el insigne nombre de estos auténticos paladines de la soberanía argentina.

Desde la Agrupación Patriótica AURORA vaya este humilde y sencillo homenaje a los federales que dieron una de las poquísimas muestras de valor y amor por la Patria a lo largo de nuestra historia hasta nuestros días.

1845 - 20 DE NOVIEMBRE - 2007

DIA DE LA SOBERANIA NACIONAL

sábado, 10 de noviembre de 2007

EL DIA DE LA TRADICION EN EL PUEBLO "25 DE MAYO", PROVINCIA DE BUENOS AIRES


Ayer, 10 de Noviembre (Día de la Tradición), tuvimos la enorme satisfacción de ser invitados al pueblo 25 de Mayo por miembros del Tercio de Montañeses que iban a hacer una recreación histórica conmemorando no solamente el natalicio de José Hernández, sino también el 171 aniversario del pueblo, que en sus comienzos fue un fortín fundado bajo el gobierno de Juan Manuel de Rosas.

En auto fueron alrededor de dos horas y media de viaje. Adentrándonos en la llanura pampeana, extensa y rica, un cielo gris que no aflojaba su permanencia en el cielo amenazaba el desarrollo -creíamos- de aquella celebración que nos llena de orgullo. Pero no fue así.




En la plaza principal del pueblo apuraban los preparativos para la llegada de los que desde 2006 visten los mismos uniformes históricos del Regimiento del Tercio de Montañeses, regimiento español que puesto bajo las órdenes del Virrey Santiago de Liniers, dieron feroz resistencia a los invasores ingleses en 1806 y 1807, en Buenos Aires.

La plaza se cubría de lugareños, niños, adultos y ancianos, al tiempo que se hicieron presentes diferentes escuelas del pueblo con banderas de ceremonia. Un Pabellón Nacional de enormes proporciones, con sus inequívocos colores azul y blanco, fue izado en medio de aplausos y vítores a la Patria...



Fueron muy emotivos unos versos que una maestra recitó enalteciendo la figura del gaucho argentino, que por altruista fue penosamente olvidado y despreciado en nuestro devenir como nación.

El acto en la plaza central de 25 de Mayo fue austero pero justo, y como bien puede notarse en una de las imagenes, a la hora de enganchar la Bandera Argentina al mástil, para su izamiento, lo hicieron niños, hombres relacionados a lo militar, gauchos, y hasta civiles...Todo un ejemplo de unión y nacionalidad, el cual anhelamos fervorosamente.

Un sabroso asado criollo, alrededor de las 13:30 horas, aguardaba en un Centro Tradicionalista en las afueras del pueblo...




Alrededor de 100 comensales disfrutamos de las carnes argentinas que crujían en los fierros de una parrilla bonaerense, todo lo cual tenía una auténtica escenografía campera: gauchos a caballo, niños admirados por los trajes militares españoles de los Montañeses, paisanaje narrando historias de admirables jinetes de antaño, carromatos a la deriva de visible época hispánica, añejados y firmes.



En el lugar, luego del colosal asado hecho con leña, iba a tener lugar una vibrante recreación histórica donde los gauchos vencían a los regimientos españoles que, como el del Tercio de Montañeses, luego de 1807 volvían a jurar lealtad absoluta a la Corona española.




Y mientras los jinetes se preparaban para su posterior participación en la recreación histórica, la tarde veinticinqueña del Día de la Tradición se iba perdiendo entre vinos, carcajadas y relatos populares...


Listos para presenciar el cierre de la jornada en recordación del nacimiento de José Hernández, el Tercio de Montañeses era ahora el enemigo: una voz a través de los parlantes del predio del Centro tradicionalista "El Fortín" indicaba que corría el año 1815, y que los valientes gauchos montados en sus zainos iban en busca de uno de los últimos reductos realistas que quedaban por vencer en suelo patrio...



Entonces sí, despidiendo tras sus herraduras y su voluptuosidad muscular relinchos estruendosos, los caballos criollos con sus corajudos jinetes galopan al encuentro del enemigo realista, renuente a dejar este suelo que clamaba por una patria soberana...



Era el fin del dominio realista...


El sol, aunque débil, iba despidiéndose en el horizonte de la pampa argentina. Aquel jolgorio patriótico y lleno de fervor gauchesco era una bendición en tiempos tan oscuros. Las largas sombras que desfiguraban nuestras siluetas indicaban el regreso a casa.

jueves, 1 de noviembre de 2007

UN DIA COMO HOY LA SUBVERSION MARXISTA ASESINABA AL COMISARIO GENERAL ALBERTO VILLAR, UN EJEMPLO DE LA POLICIA FEDERAL ARGENTINA

El Comisario General Alberto Villar rastrillando los montes en Catamarca. Circa 1973/1974.

1974 - 1º DE NOVIEMBRE - 2007



"La Muerte es ligera como una pluma, solo el deber pesa como una montaña"...



El Comisario General Alberto Villar fue designado como Jefe de la Policía Federal Argentina por el Teniente General Juan Domingo Perón, y fue la demostración más clara de cómo se puede combatir a la subversión y el flagelo terrorista desde la democracia. Porque Villar fue Jefe de Policía en democracia. Que eso no lo olvide nadie.

Eran las 10:30, aproximadamente, del viernes 1º de Noviembre de 1974, “Día de todos los Santos”. Tres vehículos Ford Falcon avanzaban lentamente sobre los 200 metros de tierra de la calle Luis Pereyra, en Tigre, el único acceso hasta el fondeadero “Sandymar”, sobre el arroyo Rosquete y detrás de los astilleros “Astarsa”, a orillas del río Luján. En uno de esos autos y protegido en su vanguardia y retaguardia por 10 miembros de su custodia personal, viajaban el Jefe de la Policía Federal, Comisario General Alberto Villar y su esposa, Elsa María Pérez.

Al llegar a la guardería náutica, la calma del lugar no se alteró cuando descendieron del rodado Villar y su mujer, ambos vestidos de sport para la ocasión y portando bolsos como para pasar el día en el delta.

A la hora apuntada subieron a la lancha de no más de 10 metros de eslora llamada “Marina”, que les había acercado un marinero. Ahora sí, todo estaba dispuesto para disfrutar del sol de aquella mañana. El crucero propiedad del entonces comisario, y que había permanecido con el motor en marcha durante 15 minutos, esperando el abordaje de la pareja, lentamente comenzó a pasearlos, adentrándose uno, ocho, quince, treinta metros en el río. Entonces “se produjo una explosión indescriptible y prácticamente la total voladura de la embarcación que, en medio de un cerco de fuego, se hundió rápidamente”, dio su versión un vecino del lugar. La nave desapareció justo en el centro del riacho La Rosqueta, ante la mirada atónita e impotente de la custodia policial, que en este caso logró salvar la vida al obedecer las órdenes directamente de su jefe de quedarse a esperarlo en el pequeño muelle.

La desesperada ayuda de un remero tampoco sirvió de nada. Los cadáveres de la pareja Villar estaban mutilados y muertos antes de hundirse la embarcación. Cualquier intento, cualquier movimiento ya era demasiado tarde. El Jefe de la Policía Federal de un gobierno democrático y su esposa habían muerto asesinados.

En un primer momento lo único que se sabía era lo que se ignoraba: 1) que un artefacto explosivo (colocado en la quilla de la “Marina”, tal vez por hombres ranas) había sido el arma mortal; 2) que ninguna organización guerrillera se había adjudicado el crimen.

Aun cuando ninguna organización subversiva se había adjudicado el asesinato, dentro de Montoneros se sabía la verdad. Hasta el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) tuvo que admitirlo, y lo hizo a través del periódico “Estrella Roja”, su órgano oficial: “…una unidad de la organización hermana Montoneros llevó a cabo el ajusticiamiento del Jefe de la Policía Federal… El ERP saluda calurosamente a esta sección de Montoneros que ubica a la organización en la trinchera de los que luchan con las armas en la mano contra este gobierno reaccionario y proimperialista…”.

Y como para no ser menos, la banda de Roberto Santucho, ese mismo día, procedió a ocupar el pueblo Los Sosas, en pos de su objetivo de dar fuerza a la guerrilla rural.

El “Operativo Villar” fue detalladamente procesado por los “GEC” (Grupos Especiales de Combate). Estas unidades se formaron con posterioridad al asesinato del dirigente radical y ex ministro del Interior del gobierno del General Alejandro Agustín Lanusse, el doctor Arturo Mor Roig, en junio de aquel año. La Conducción Nacional creó a partir de este “éxito” a medias (muerte de Mor Roig, un guerrillero muerto, otro capturado), los GEC, un proyecto luego concretado de conformar tropas de elite. A diferencia de otras unidades montoneras, éstas actuaban en cualquier jurisdicción. Sus principales líderes fueron Horacio Mendizábal (alias “El Vasco”, muerto en 1979) y Roberto Cirilo Perdía (alias “El Pelado Carlos”, ahora pasteurizado, homogeneizado e indultado y funcionario de los gobiernos de turno), quienes junto a Norberto Habbeger (alias “El Cabezón”, desaparecido en 1979) provenían de la banda “Descamisados”, la cual en 1968 se fusionó con Montoneros.

El Comisario Alberto Villar era “la síntesis de la represión” para las bandas armadas del marxismo. Al parecer, su asesinato estaba determinado desde los años de Lanusse. Así, no tardaron en enterarse, por informes de su propia inteligencia (Rodolfo Walsh, Horacio Verbitsky eran los pilares de la misma), que en los astilleros “Astarsa”, en el Tigre, había entrado en reparaciones la embarcación de Villar, “Marina”, y que el mismo comisario ordenaba que se terminara rápido porque deseaba navegar en su primer día de franco. El primero que se enteró fue Norberto Ahumada (alias “Beto”, capturado en 1977 por los Grupos de Tareas de la Marina y llevado a la ESMA, donde habría “prestado colaboración” que le significó su liberación dos años después y su partida a España, donde actualmente reside). De “Beto”, la información pasó inmediatamente a los GEC, que luego se enteraron, hacia el 25 de Octubre, que el 1º de Noviembre sería “el día”. Por lo pronto, tenían la imperiosa necesidad de saberlo con precisión, porque la carga debía ser colocada apenas un día antes y sin que en los astilleros nadie tuviera la menor idea de lo que sucedería; no sólo para prevenir “filtraciones”, sino también para no comprometer a los trabajadores-agentes que habían brindado la información clave.

Mendizábal, jefe de los GEC, había descartado de plano la idea de un operativo a lo Aramburu, a lo Vandor o incluso a lo Rucci, debido a la fuerte custodia y a todas las medidas de seguridad que protegían al comisario. Para algunos “montos”, la figura de Villar inspiraba odio, sobre todo después de decidir la clausura del diario “Noticias” (el que dirigía Miguel Ángel “cogote” Bonasso), que era una de las principales fuerzas de la propaganda montonera, financiada por Gelbard, Graiver y otros), y por sus declaraciones posteriores que constituyeron todo un desafío propio de un pesado que sabía que tenía los días contados: “Ya tenía un cajón para él, pero él tenía varios para nosotros”, decía un guerrillero de la época.

El siguiente paso de los GEC, fue determinar el orden y los ejecutores. De este modo fueron designados dos pelotones integrados cada uno por cinco guerrilleros perfectamente adiestrados. Todo fue dirigido por “El Vasco” Mendizábal, la coordinación de “Beto” Ahumada, una combatiente jamás identificada, otros dos conocidos como “Nacho” y “Pippo” (que habían participado en el asesinato de José Ignacio Rucci) y Máximo Nicoletti (alias “El Gordo Alfredo”) y su señora. La intervención de Nicoletti sería clave para el operativo, pues se trataba de un buzo táctico con registro profesional y a la vez experimentado hombre montonero. Como en el caso de Ahumada, años después, “El Gordo Alfredo” también fue capturado por los Grupos de Tareas y llevado a la ESMA junto con su mujer al intentar volar una nave misilística de la Armada. Ambos fueron liberados en 1979, se hizo orgánico del SIN (intentó, sin éxito volar una nave de guerra inglesa en Gibraltar con algunos oficiales de la Armada). Su mujer, Liliana Chiernajowski, se terminó casando con el Vicepresidente de la Nación en el gobierno de la ALIANZA, Carlos “chacho” Álvarez.

Precisamente Nicoletti y el guerrillero identificado como “Pippo” aproximadamente a la 1 de la madrugada del viernes 1º de Noviembre de 1974, se sumergieron en las aguas del Tigre con el equipo completo de buceo y casi 20 kilos de trotyl bajo el brazo. Según sabían, este elemento era el único que se podía emplear bajo el agua y que además resultaba de sencilla aplicación.

Así fue como colocaron la bomba debajo del asiento del conductor, de la manera más disimulada posible. Las horas pasaron. Los dos pelotones montoneros apostados con itakas, ametralladoras y armas largas, sólo aguardaban la llegada de Alberto Villar. La idea era detonar el “caño” cuando el comisario todavía se mantuviera en la orilla, para que de este modo murieran tanto él como sus custodios, pero la presencia de varios peones y otros trabajadores lo hizo imposible. Sin embargo, la muerte de la señora Elsa María Pérez de Villar pareció no valer tanto.

La explosión despidió el cuerpo de la mujer hasta la ribera del riacho. El cuerpo del comisario, en cambio, fue encontrado completamente mutilado junto a los restos de su embarcación.

De esta manera cruel y despiadada murió asesinado un hombre que demostró que se puede luchar ‘por derecha’ contra las bandas del marxismo, encarnadas en Montoneros y ERP. Que en la realidad concreta era el pensamiento del General Perón. O sea que él se hacía cargo y no como otros uniformados que ocultaban su cobardía en los subordinados y jamás “ponían los dedos”, que es lo que manda el honor militar…

viernes, 19 de octubre de 2007

CANDIDATOS HONESTOS PARA LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES DE OCTUBRE 2007 (PARTE II) - HOY: EX JUEZ JULIO CRUCIANI



En estas entregas que desde la Agrupación Patriótica AURORA venimos divulgando a nuestros lectores, hoy nos toca hablar de un particular candidato no a presidente sino a senador o diputado de la Nación: Julio Cruciani. Es interesante rescatar la figura de este ex juez penalista éconómico que, según sus propias palabras, camina tranquilo por las calles al tiempo que recibe el saludo de todos.

Julio Cruciani es inconfundible: desde el uso constante de un moño color bordó hasta sus probadas muestras de patriotismo -expuestas en más de una declaración a medios gráficos cuando no televisivos-, el ex hombre de la ley desde el año 2005 que incursiona en política sin mezclarse con los corrompidos partidos "clásicos" como los fragmentados PJ o la UCR. Es, para decirlo brevemente, un hombre que apuesta a partidos políticos chicos, casi sin historial, gente ni impunidad...Veamos más en profundidad al personaje en cuestión.

¿Quién es el ex juez Julio Cruciani?




En 2007 cuenta con 73 años de edad y por su honradez a la hora de investigar y/o de hacer justicia nunca le encontraron manchas en la nefasta década menemista. Dice así una nota aparecida en "La Nación" el 27 de Junio de 2005: "(...) Protagonista de recordados casos, como la Operación Langostino, la investigación de la Aduana paralela y el procesamiento a Omar y Liz Fassi Lavalle, Cruciani prefiere no recordar sus interminables peleas con sus superiores de la Cámara Penal en lo Económico (que le valieron una multa por sus críticas al funcionamiento de la Aduana y a quienes él mismo denunció en 1998), ni sus clásicos enfrentamientos con la DGI, a quien consideraba un auxiliar de la Justicia...".

En 2005, como decíamos, hizo su primera incursión para ser legislador por la provincia de Buenos Aires a través de un partido vecinalista. Allí, expresó Cruciani, había “conservadores y progresistas, todos hartos de los partidos grandes, y mi presencia creo que puede servir para unificar y conducir estos pequeños grupos". Al ser consultado sobre cómo ve al país, en ese mismo año 2005 dijo: "El país está como el Titanic: a punto de hundirse. Nosotros, los náufragos, no podemos perder tiempo en discutir teorías de Marx o de Adam Smith...".

Podemos ver en Julio Cruciani que tiene como referentes políticos a Hipólito Yrigoyen, Carlos Pellegrini, Alfredo Palacios y Juan Domingo Perón:

-¿Cuáles serían sus modelos políticos?
-En la sede del partido, en el barrio de Congreso, hay fotos con el general Perón y Alfredo Palacios, y las de Hipólito Yrigoyen y Carlos Pellegrini. Todos están con moños.
-¿Qué los acerca a ellos, más allá de la moda?
-Me unen la honorabilidad y el patriotismo. Fueron líderes nacionales, a diferencia de los líderes vendepatria. Creo que hoy Perón correría a patadas a los dirigentes peronistas, y refundaría el partido con los desplazados. Lo mismo haría Pellegrini con los pseudoconservadores que quieren privatizar al Banco Nación. Yrigoyen se volvería a morir con estos radicales socios de los peronistas.

En 2005 decía lo siguiente sobre la primera y sorpresiva vez que Julio Cruciani se introducía en el mundo de la política: “No vengo por un cargo; el cargo ya lo tengo, y en esta permuta pierdo. No vengo a hacer política, sino a hacer patria…”.

JUEZ CRUCIANI VERSION 2007

En 2007 el ex juez Cruciani se presenta en un ignoto partido: “Consenso Porteño” y va por la lista 279. Afirma un texto sobre lo que promete: “Creemos que no hay espacio para tediosos análisis políticos, pues hoy en día “SABEMOS MUY BIEN DE QUE SE TRATA”, a nuestro país lo saquean continua y sistemáticamente y para lograr esta meta, se ha montado un sistema que tiene como objetivo destruir la cultura nacional, disolver las instituciones de la República, corromper a funcionarios y dirigentes y lograr profundizar el enfrentamiento entre argentinos”.



Recientemente la revista “Noticias” le hizo una muy interesante nota a Julio Cruciani. Allí se desmiente una versión que nos había llegado acerca de la supuesta condición masónica del ex magistrado…

Noticias: ¿Usted es masón?
Cruciani: No. Mi padre lo fue y de vez en cuando me invitan a reuniones. Pero me quiero mantener alejado. No me gustan las logias.

Enlace de la nota: http://www.revista-noticias.com.ar/comun/nota.php?art=702&ed=1606




lunes, 15 de octubre de 2007

CANDIDATOS HONESTOS PARA LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES DE OCTUBRE 2007 (PARTE I) - HOY: JUAN RICARDO MUSSA



Desde 1983 a esta parte, si hubo algo que ha disminuido notablemente el interés en el público, esto han sido las elecciones para elegir autoridades nacionales, sean presidentes, diputados, senadores, concejales, jefes de Gobierno porteños, gobernadores provinciales, etc., etc. Una suerte de apatía generalizada, mezcla de insatisfacción, defraudación, mediocridad y distracción vulgar, hizo que la regla básica de la verdadera democracia, es decir, que el pueblo pueda votar a quienes lo conduzcan en sus destinos, haya derivado en un acto 'vulgar' que pasará sin pena ni gloria por la vida institucional de la Argentina.

Los candidatos -cualesquiera sean éstos- 'valen' de acuerdo al éxito económico individualista y egoísta del hombre común, o por lo menos esto es lo que insinúa desde siempre la democracia liberal. La popular frase "roba pero por lo menos hace" conlleva dicha carga: el "hacer" siginfica aquí tener "aliviado el bolsillo", y con esto alcanza aún sin reparar si el país "se viene abajo" o si nuestros políticos "son ladrones". Así, pues, ganó Carlos Menem en 1995, y así puede que la dinastía Kirchner prosiga en el máximo poder hasta el 2011.


TRES HOMBRES DE LA LINEA NACIONAL

La Agrupación Patriótica AURORA pretende hacer un paneo acerca de algunos candidatos que se presentarán para las elecciones presidenciales que tendrán lugar casi a fines del corriente mes de octubre, con la esperanza de que muchos argentinos, así voten al que fuere, aprovechen y designen a conciencia a aquellos que decidirán sobre su futuro durante los próximos cuatro años. La "democracia" como hoy la conocemos es, por cierto, un instrumento del sistema, pero no olvidemos que hay hombres de bien peleándola desde adentro de dicho sistema para encausarlo en una genuina democracia, donde el soberano sea la Patria y su pueblo.



¿Quién es Juan Ricardo Mussa?

Una nota de Mayo de 2007 publicado en "Clarín", expone que Juan Ricardo Mussa tiene 59 años de edad, que fabrica lonas para piletas y camiones y que es un peronista doctrinario. Desde 1972 que anda postulándose en elecciones diversas sin suerte, y que jamás ostentó cargo público alguno.

Cuando fueron las elecciones para jefe de Gobierno por la ciudad de Buenos Aires, en un folleto callejero que repartían sobre su candidatura, Mussa fue el único que dijo que "no iba a haber un solo cartonero más en las calles", y que a los mismos había que reintegrarles su dignidad creando fuentes de trabajo que enaltezcan su moralidad.

Siempre que actuó en política lo hizo en partidos más bien desconocidos, con gente que poco o nada tuvo que ver con el desastre que las últimas décadas han dejado como secuela al país. Respecto a uno de ellos, "Unidos o Dominados", damos cuenta de su condición nacional-peronista.




¿Qué aportes hizo o tuvo para con la Patria el candidato Mussa? Tal y como lo demuestra el logotipo de la lista 206 -por la que compite contra el sistema traidor colonialista-, Mussa fue el que denunció el tema de la valija clandestina con 800.000 dólares norteamericanos que funcionarios del gobierno de Kirchner más agentes de Hugo Chávez Frías intentaban hacer pasar por el Aeropuerto "Jorge Newbery" de Buenos Aires. Así dice la nota del 9 de Agosto de 2007 publicada por "La Nación" en su página 8:


-------------------------------------------------------------------------------------------


MUSSA, EL DENUNCIANTE

El primero en denunciar a Claudio Uberti fue Juan Ricardo Mussa, un porteño de 59 años, industrial, eterno candidato del PJ (NdR: del PJ no, a lo sumo del Movimiento Nacional Justicialista, que no es lo mismo), que dice haberse encontrado por casualidad del episodio al conversar con autoridades aduaneras en el aeroparque Jorge Newbery.

"Los funcionarios venezolanos y argentinos apretaron a los agentes de la Aduana: les dijeron que iban a ser sancionados y exonerados, pero éstos igual abrieron la valija" dijo Mussa a LA NACION.

Mussa se presentó ayer ante el juez federal Jorge Ballesteros su denuncia contra Claudio Uberti, director del Órgano de Control de Concesiones Viales (Occovi) por haber viajado desde Venezuela en el avión Royal Class, uno de cuyos propietarios es Pablo Yabrán, hijo de Alfredo Yabrán.

En ese vuelo viajaba el sospechoso venezolano Guido Alejandro Antonini Wilson, al que se le encontró una valija con 800.000 dólares sin declarar.

Mussa dijo a LA NACION, tal como consta en su denuncia, que "cuando los agentes de Aduana les requirieron el control a los funcionarios de los gobiernos de Venezuela y la Argentina, éstos amenazaron con que los iban a echar o a exonerar".

-¿Cómo tomó usted conocimiento de la presencia de Uberti y de los demás?, preguntó LA NACION.

-Yo estaba el domingo en el Aeroparque para despedir a un amigo y vi un operativo de efectivos de la Aduana y la policía. Hablé con los funcionarios de la Aduana y estaban preocupados porque los iban a echar. Yo creo que hay que defenderlos.

-¿Y qué le contaron?

-Que había "peces gordos" de los dos gobiernos y que tuvieron una actitud amenazante. Uno era Uberti. Y otros se presentaron como miembros de la comitiva venezolana del presidente Hugo Chávez para evitar ser revisados por la Aduana.

-¿Y cómo amenazaban a los de la Aduana?

-Decían que debían dejarlos pasar sin revisar nada porque era una cuestión de Estado. Yo denuncié esto para retemplar el espíritu de los efectivos de seguridad y de la Aduana, que se sobrepusieron a las presiones y abrieron la valija para descubrir esto. Creo que hay que ascenderlos a un rango superior. Y se debe declarar la corrupción como crimen de lesa humanidad.

-------------------------------------------------------------------------------------------------



En el "blog" creado para propagar su programa de gobierno ( http://www.mussa2007.blogspot.com/ ), puede verse que Juan Ricardo Mussa solicitó recientemente y ante el juez federal Ariel Lijo, que se le practique rinoscopía "A TODOS LOS LEGISLADORES Y FUNCIONARIOS DEL CONGRESO NACIONAL", luego de que Gendarmería Nacional detuviera al funcionario público Alejandro Saidán por vender cocaína en el recinto legislativo.

viernes, 5 de octubre de 2007

5 DE OCTUBRE: DIA NACIONAL DE LOS MUERTOS POR LA SUBVERSION - ACTO EN PLAZA SAN MARTIN, 2007

Soldado Conscripto Hermindo "negro" Luna. Por su valentía y abnegación, el 5 de Octubre es declarado Día Nacional de los Muertos por la Subversión Terrorista Marxista en el país. (Imagen gentileza: portal Seprin)



La tarde noche del 5 de Octubre no era, por cierto, de las mejores; una persistente y fina llovizna empañó, en modo alguno, el día que desde hace unos años se impuso para reivindicar a aquellos argentinos de todas las latitudes que cayeron bajo el criminal fuego de la subversión marxista apátrida, en los años 60 y 70.

Un compatriota de la Agrupación Patriótica AURORA, sin embargo, estuve presente en el lugar -con alguna demora, dado que llegó al menos media hora después de inciado el recordatorio-, y trajo al resto de los militantes algunas impresiones del acto que tuvo lugar en Plaza General San Martín, barrio de Retiro, Buenos Aires.




Paula Lambruschini, víctima inocente de la delincuencia subversiva en los oscuros años de la década de 1970.


Se esperaba una suerte de 'encontronazo' con elementos residuales de la ultraizquierda vernácula en este punto de la Capital Federal, pues así estuvo estipulado que sucedería mientras el acto por los caídos por la subversión promediaba y estaban todos ya en sus lugares escuchando los testimonios de los sin voz. Por fortuna, nada de esto ha sucedido, salvo un minúsculo grupo de 5 muchachos que, redoblantes cargados, apenas insinuaron su presencia, al tiempo que se iban sigilosamente caminando hacia la grisácea oscuridad de la noche.

En un momento, y en medio de aplausos y vítores al Ejército Argentino y fuerzas armadas en general, la esposa del ex Capitán Humberto Viola, María Cristina Picón, testigo presencial del aniquilamiento de su familia, pues un comando subversivo mató a su esposo y a una de sus hijas, de apenas 3 años de edad, hizo uso de la palabra. Con vos gastada aunque firme, relató lo acontecido en aquellos trágicos momentos y sobre la desmemoria oficial y del pueblo acerca de las víctimas civiles y militares de entonces, poniendo énfasis en que el ex Capitán Viola y una de sus hijas fueron asesinados en una etapa democrática.

María Cristina Picón de Viola se preguntó, en un momento, "¿Dónde estaba general Bendini, cuando todo esto sucedía?", a lo que el numeroso público le siguió con silbidos e insultos contra el actual Jefe del Ejército Argentino. Se refirió, al mismo tiempo, que en 2003 desde el gobierno nacional se volvió a fomentar la división de los argentinos, sobre una etapa que ya parecía superada. Aquí arreciaron los abucheos y los silbidos. "¿Es que no hay derechos humanos para mi esposo y para mi hija asesinados?", se preguntó María Cristina Picón, a lo que algunos eufóricos gritaban "¡Bravo, señora!".

La viuda del ex Capitán Viola pidió volver "al viejo ejército", es decir, a aquél que no titubeó en defender a la Patria cuando la misma peligraba, porque según ella "el nuevo ejército" que la administración gubernamental del presente ha formado lleva a perder en cada soldado y oficial el "honor del uniforme que viste". También sostuvo que su anhelo es ver al país unido, sin odios y con "una justicia verdadera" sobre los hechos de los años 70.

Así fue como aquella valiente mujer, en esta tarde-noche lluviosa, dio su valiosísimo testimonio para que la juventud argentina despierte de las mazmorras de la desinformación cultural del siglo XXI.

Hubo tiempo, casi al finalizar el acto, para algunas volanteadas del PPR (Partido Popular de la Reconstrucción), que preside el ex Capitán Gustavo Breide Obeid...




La terminación del acto en recordación de los muertos por el accionar subversivo marxista fue simple pero emotivo: una pieza del género ópera cantado por el extinto Luciano Pavarotti acompañaba una serie de imágenes fotográficas de algunos de los argentinos (Jordán Bruno Genta, José Ignacio Rucci, Teniente Rodolfo Hernán Berdina, etc., etc.) que fueron cegados para siempre por las armas de los "agentes del dinero extranjero", como dijo alguna vez el presidente Perón, en 1974. Y a medida que pasaban las fotografías, aparecían los nombres ordenados alfabéticamente de todos los asesinados.



ALGO DE "FAMUS", PIONEROS EN ESTA LUCHA REIVINDICATORIA



Rescatamos de nuestro archivo una nota del órgano gráfico de FAMUS * (Familiares y Amigos de los Muertos por la Subversión), "TRIBUTO", Año 1988, Nº4, página 28...

DOLOROSA SECUELA

Cabo (R) Alberto Juan Da Silva

El 5 de mayo ppdo., casi perdida en el fárrago cotidiano y creciente de hechos de violencia que consignan nuestros diarios, el vespertino "Crónica" en su 6ª edición (pág 7) publicó la trágica desaparición de quien engrosa la larga nómina de Muertos por la Subversión en nuestra Patria, comenzada el 14 de noviembre de 1909 con el coronel Ramón Falcón y su secretario Juan Lartigau para llegar en estos días de calma aparente a incluir el nombre de un sufrido policía bonaerense, el Cabo (R) Alberto Juan Da Silva, uno de los heridos sobrevivientes del arrasamiento de la Comisaría 2ª de Ciudadela, volada con explosivos el 28 de enero de 1977.

En ese vandálico atentado perdieron la vida el Comisario Carlos Benítez, el Subcomisario Ricardo Bonani, el Agente César Landeiras y un Aspirante a Agente, quedando heridos bajo los escombros además del Agente (luego ascendido) que ahora engrosa la lista de nuestros Caídos, otros ocho policías y una vecina de la casa lindera con sus hijos pequeños. El protagonista del triste hecho cuya crónica fotocopiamos tenía entonces 19 años de edad y -desde entonces, en más de 11 padecimientos- quedó psíquicamente afectado, con tal gravedad comprobada por médicos y autoridades que motivó su ascenso y retiro anticipado con percepción de una pensión.

Sus padres, quienes vieron ensombrecidos los que hubieran debido ser los mejores de su hijo, por un cuadro depresivo creciente e incurable -producto de la vesanía de un plan marxista para sojuzgarno- fueron también testigos del trágico e injustísimo final a tantos padecimientos. Según lo hace resaltar el diario, informaron que el atentado del cual fue víctima logró "crearle un agudo cuadro depresivo del cual no pudo reponerse a pesar de los tratamientos", diagnóstico evidentemente corroborado por las autoridades que lo pensionaron a tan temprana edad.

Rogando a Dios se apiade del alma de este joven injustamente inmolado -en mérito a lo que ya sufrió en su juventud tronchada y a no poder ser responsable de sus actos al quitarse la vida ante sus padres- y con todo respeto solidario hacia sus seres queridos a quienes presentamos nuestras sentidas condolencias, reproducimos seguidamente la objetiva, explicativa e indiscutible reseña de la trágica desaparición del Cabo (R) PPBA ALBERTO JUAN DA SILVA, Muerto por la Subversión largos e insufribles años antes de serlo por mano propia.

"Y CUANDO LA PATRIA PASE LISTA. Y CUANDO LLAME A LOS MUERTOS POR LA SUBVERSION, EL PUEBLO ARGENTINO SE PONDRA DE PIE Y GRITARA:

P R E S E N T E !"

----------------------------------------------------------------

* FAMUS se disolvió como entidad hacia 1991/1992, al no tener apoyo de ningún organismo del Estado argentino. Gracias a Dios, el camino emprendido por FAMUS sirvió para que en la actualidad surgieran otras expresiones tendientes a reivindicar a los muertos que quieren hacerlos olvidar para la memoria colectiva del pueblo argentino.

domingo, 30 de septiembre de 2007

25 DE SETIEMBRE: CONFERENCIA DE JOVENES REVISIONISTAS EN RECUERDO DE JOSE IGNACIO RUCCI



El pasado día martes 25 de Setiembre de 2007 se llevó a cabo en la Sala de Conferencias del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas, una conferencia donde exponían el Sr. Aníbal Torreta -de la Juventud Sindical "Municipales de Capital" (SUTECBA)- y el Prof. Jorge Oscar Sulé, la cual fue organizada por Jóvenes Revisionistas en el marco del Ciclo de Conferencias "Los Grandes Pensadores Nacionales".

La disertación se inició con una palabras del historiador Francisco José "pancho" Pestanha, seguido de una espontánea y visceral entonación de la "Marcha Peronista", algo que llenó de entusiasmo y emoción a más de uno en la concurrida sala. Además del retrato del Restaurador de las Leyes, un oyente llevaba consigo un enorme mural con el rostro de Juan Domingo Perón y al pie de dicha imagen una definición de sus mejores épocas. Al hacerse visible dicho mural, el historiador Pestanha sugirió de que no debe sentirse vergüenza al rescatar, una vez más, la figura de Perón, con lo cual dicho cuadro fue puesto junto a la mesa central donde se estaba empezando a llevar a cabo la conferencia.

La Sala de Conferencias, señalábamos, estaba concurrida por demás, y muchas personas permanecieron paradas hasta el final de la plática. Un conteo muy somero estimó entre 120 y 150 los espectadores, prevaleciendo gente trabajadora de los sindicatos peronistas.






Tras unas palabras de Federico Addisi, presidente de Jóvenes Revisionistas, quien se mostró emocionado por el fervor que suscitó la marcha compuesta por Hugo del Carril, seguidamente empezó a hablar el señor Aníbal Torreta.

En su alocución, Torreta hizo un recorrido del papel que jugó el trabajador, obrero y/o proletariado en la historia universal para luego ir desembocando en la historia del Movimiento Obrero Argentino, cuya culminación estuvo reservada para José Ignacio Rucci, paradigma del honesto sindicalista argentino que los enemigos de la argentinidad tuvieron que asesinar, por ser fiel a un ideal de Patria y de pueblo, justamente un día 25 de Setiembre.

Posicionado desde su condición de obrero, Aníbal Torreta dio a entender el papel doloroso y pobre que siempre le tocó jugar al trabajador en todos los tiempos y épocas, ennobleciendo su esfuerzo para el crecimiento de civilizaciones y culturas, y por las abnegaciones que su tarea siempre conllevó y conlleva. Más tarde, vino el tema de la Revolución Rusa de Octubre de 1917 y la transfiguración que sufrió el movimiento obrero a partir de las miserables concepciones que desde entonces se han infiltrado en las organizaciones trabajadoras, las cuales manipularon a los proletariados a sacrificarse para que unos pocos disfruten del festín sangriento que significaba la 'lucha de clases' marxista. Torreta indicó, asimismo, que esos nuevos ideales internacionalistas lo único que lograron fue crearle más miserias al movimiento obrero, contradiciéndose groseramente el ideal comunista de "mejorías para la clase obrera".

En cuanto al sistema liberal-capitalista predominante, Aníbal Torreta señaló que en él, el movimiento obrero mundial vio muy afectada su dignidad y su desarrollo, lo mismo que el natural desapego fomentado entre el trabajador y su Patria, pues ahora estaba en auge la globalización, que en nada se asemeja a la mundialización predicada en su momento por el propio Juan Domingo Perón. En la 'mundialización', destacó el sindicalista, todos los países resguardan sus idiosincrasias, y por ende lo mismo para los trabajadores nacidos en aquellos.


MOVIMIENTO OBRERO ARGENTINO


Aníbal Torreta se refirió a la época en que gobernó Juan Manuel de Rosas como de defensa del trabajador, a quien se le otorgó derechos pese a que aún no existía una real conciencia sobre esa clase social en el país y el mundo. No obstante, el federalismo fue el primer sistema en tener en cuenta la importancia capital del obrero, del hombre que con sus manos construía una nación próspera, con gran sentimiento nacional.

En tal sentido, Torreta precisó que la Ley de Aduanas de 1835 benefició, principalmente, a los trabajadores manufactureros y, por ende, a las economías provinciales de la Confederación Argentina, como una muestra cabal de la trascendencia que el Restaurador de las Leyes le profirió al argentino laborioso.

La caída de Rosas, siguió diciendo Aníbal Torreta, fue un golpe que hasta algunas medidas impartidas por Hipólito Yrigoyen y, más tarde, por la política laboral de Juan Domingo Perón, no había podido ser reparada en su verdadera dimensión.

Ya a finales del siglo XIX y principios del XX, lo que imperó en los sindicatos fueron las ideas anarquistas y socialistas, a las que no les restó importancia dado que algunas medidas de entonces fueron tomadas -con un profundo espíritu nacional, claro- por Perón desde 1946.


JOSE IGNACIO RUCCI, PARADIGMA DEL OBRERO SINDICALISTA ARGENTINO






La conferencia derivó en la reivindicación del ex secretario general de la CGT, José Ignacio Rucci, a quien se lo figuró como un franco opositor a la sinarquía internacional, término que el Teniente General Perón adjudicó a la coalición de fuerzas tales como el sionismo, la masonería, el capitalismo y el comunismo. En similar tesitura se pronunció Torreta cuando el asesinato de Rucci, que fue víctima de "la CIA o de Montoneros" pero que, en definitiva, todo ese poder mundial celebró su desaparición repentina. "Si Perón iba a la derecha, a la izquierda o al centro, Rucci iba a la derecha, a la izquierda o al centro", dijo en cierto momento de la alocución, y que por ello su muerte le fue declarada públicamente meses antes del 25 de Setiembre de 1973.

Recordó, al mismo tiempo, que Rucci no tuvo riquezas materiales, que vivía en un austero cuarto que estaba ubicado en la terraza del edificio de la CGT, en la calle Azopardo, en Buenos Aires, y que su origen también estuvo signado por su humildad. En su natal provincia de Santa Fe, "Rucci fue domador de toros" y que apenas llegó a Buenos Aires, "fue lavacopas en un bar del barrio de Flores", hasta que se inció en el mundo fabril como obrero metalúrgico.

La audiencia tenía muchos jóvenes, y entre éstos varios trabajadores. A ellos se dirigió constantemente Aníbal Torreta cuando hablaba sobre la vida y la lucha de José Ignacio Rucci. En un momento alegó que Rucci dio su vida para que hoy los presentes -ancianos y jóvenes- tengan la dignidad de saberse obreros, de pelear por sus derechos, de ser respetados.


La conferencia-homenaje tuvo su desenlace con la presencia del Prof. Jorge Oscar Sulé, del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas, quien señaló a Rucci como de los mejores sindicalistas que tuvo el país a lo largo de toda su historia.



En el centro, el profesor Jorge Oscar Sulé, flanqueado por el señor Aníbal Torreta (izquierda) y por el señor Federico Addisi, presidente de Jóvenes Revisionistas (derecha).


lunes, 24 de septiembre de 2007

1973 - 25 DE SETIEMBRE - 2007: ANIVERSARIO DEL COBARDE ASESINATO DEL ARGENTINO, PERONISTA Y ROSISTA JOSE IGNACIO RUCCI


Hace poco supimos un dato sobresaliente: Rucci era, además de un fiel hombre del Teniente General Juan Domingo Perón, un ferviente admirador de don Juan Manuel de Rosas. En su humilde despacho de secretario general de la CGT (Confederación General del Trabajo) tenía, entre otros, un retrato con la esfinge del Restaurador de las Leyes; los restantes eran de Perón y de Eva Duarte de Perón.
La figura del trabajador metalúrgico José Ignacio Rucci fue una de las tantas que se fueron por los fuegos entre argentinos que se dieron lugar en los años 70. El control de la 'caja grande' del Estado "nacional" por parte de la administración kirchnerista logró que el eunuco y traidor Hugo Mayano, actual secretario general de la CGT, llegara a dar a entender que Rucci fue 'asesinado por militares'...


ERP, Montoneros y Ber Gelbard, enemigos del movimiento obrero organizado

José Rucci nunca tuvo mucho diálogo con Héctor José Cámpora, pues aquél prefería a un peronista más clásico como presidente argentino antes que Perón sea candidato en setiembre de 1973.
Otro adversario fue el masón hebreo y ministro de Economía José Ber Gelbard. El Pacto Social, que debía ser pacificador y conciliador cuando Juan Perón llega a su tercera presidencia, consistía justamente en un pacto entre la CGT y la CGE (Confederación General Económica), y Rucci era una pieza clave para lograr tal frágil equilibrio. Las organizaciones subversivas ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo) y Montoneros se opusieron al Pacto Social.
El Pacto Social, sin embargo, se inicia bajo la administración del dentista Héctor Cámpora, en junio de 1973. Sus comienzos no fueron los esperados para los obreros y sindicatos predominantemente peronistas. El pacto le vedaba al sindicalismo el aumento de los salarios a los trabajadores, y era tal aumento el único modo con que Rucci podía darle beneficios a los obreros. Mientras gobernó Cámpora y le sucedió el yerno de José López Rega, Raúl Lastiri, José Ignacio Rucci aguantó el rumbo equivocado que tomaba el Pacto Social, el cual estaba siendo traicionado en sus verdaderas motivaciones. Pronto llegaría Juan Domingo Perón para cumplimentar los principios del Pacto Social, pensaba.


"Me cortaron las patas"...

Poco antes de su muerte, el secretario general de la CGT afirmaba que estaba sentenciado, que su final estaba próximo. Su vil asesinato, a manos de la organización marxista Montoneros, marcó el quiebre definitivo de Juan Perón con la izquierda infiltrada dentro del Movimiento Nacional Justicialista. No pasó lo mismo -hay que decirlo- con aquellos hombres que, movidos por intereses inconfesables económicos y de hermandad masónica, hicieron posible el arribo en marzo de 1976 de un gobierno militar con entregadora y especulativa economía ultraliberal.






A José Ignacio Rucci lo asesinaron en el barrio porteño de Flores, al 2961 o 2951 de la Avenida Avellaneda, intersección Avenida Nazca. El primer impacto que recibió, según testigos, le dio en la yugular, y las armas que se utilizaron eran de distintos calibres; los balazos vinieron por detrás de Rucci. Por la cantidad de impactos que recibió el secretario general de la CGT y su automóvil Torino chapa Nº C484907 ,que utilizaba y el cual tenía conectado un equipo de comunicaciones directa con la sede de la CGT, los criminales eran expertos tiradores de armas de fuego. Otros testigos oculares afirmaron que hubo criminales que efectuaron disparos desde un tanque de agua de uno de los edificios lindantes a donde vivía José Rucci. Dicho tanque sigue estando en la actualidad. En total, José Ignacio Rucci recibió 23 balazos, lo que motivó el perverso chiste al cobarde asesinato como "Operativo Traviata", por el nombre de unas galletas que en su superficie tenían 23 agujeritos. Montoneros fijó ese nombre...
El hijo de Rucci, Aníbal Rucci, contó una vez que al velatorio de su padre el General Juan Domingo Perón asistió en 3 oportunidades, algo inusual teniendo en cuenta que Perón no iba a ningún velatorio. Allí, acongojado y de frente al féretro expresó que con la muerte de Rucci "me cortaron las patas"...



"[el asesinato de Rucci] generó una alegría en toda la militancia de la Juventud Peronista".


(Fernando Vaca Narvaja, ex comandante de la organización subversiva Montoneros, 2006.)




"[con la muerte de José Rucci se le intentó hacer creer a Perón de que] ojo, qué acá estaban los Montoneros"...


(José Amorín, ex dirigente subversivo marxista de Montoneros.)



Retrato de Juan Manuel de Rosas en el precario despacho de José Ignacio Rucci. (Gentileza: HTTP://JOVENESREVISIONISTAS.BLOGSPOT.COM ).

1973 - 25 de Setiembre - 2007

¡¡¡JOSE IGNACIO RUCCI, PRESENTE!!!

¡¡¡NI OLVIDO, NI PERDON!!!